La muerte de cada día

La muerte, es un proceso de estructuración de desestructurar, para hacer un renacer a otra forma de estructura atómica.
Según el pensamiento binario, sería un caos.
En el pensamiento binario; Hay el 1 y el 2. No es posible 2 sin 3, y nacen al mismo tiempo.
Es una forma nueva de pensar.
Es el pensamiento trinitario, el cuál no excluye la forma binaria.
Es decir, al pensamiento binario le añadimos “expansión”.
Al igual que sucede en la naturaleza, por ejemplo.

Cada pensamiento genera un caos : “ mi madre no me ama ”; es un pensamiento de choque y la estructura del átomo, se libera.
Cuando paramos el pensamiento, yo provoco el cambiar el nivel de energía.
Se atraen o se repelen los átomos y habrá otra forma de atracción o de repulsión y se crearán otros niveles de organización.
Cambia la estructura, hasta que se crea otro pensamiento y entonces se vuelve a generar otra de nueva, y así sucesivamente.

La vida deja de vivirse como tal, cuando no estamos viviendo en toda su intensidad a causa de la angustia de la muerte.
La angustia de muerte por la pérdida de un trabajo, por la pérdida de la pareja, por la pérdida de una situación acomodada ….
Ello nos hace sobrevivir y perdemos el sentimiento profundo de la vida.
Vemos la vida de manera “binaria”.
Vivimos como que la muerte es mala, en vez de sentir la muerte como un proceso natural.
El pensamiento trinitario, nos informa de que hay millones de organizaciones dentro de nosotros.
Una organización dentro de mí podría pensar que el cuerpo es una cárcel y este pensamiento provocaría pulsión de muerte para salir de la cárcel.
Nuestra intuición, nuestra sabiduría interior sabe que la raíz de la pulsión de muerte, es vivir la vida en la máxima intensidad posible.
Es transformar la pulsión de muerte, en vida.
El letargo, sería el no escoger la mejor opción que nos propone nuestro camino de vida.

No hay un único estado de la materia que sea bueno.
No todo el mundo debe ser de un mismo estilo / modo; (comunicativo, brusco, empático …)
Podemos pasar de uno a otro según lo que estamos viviendo.
Lo vulgar también es un estado de la materia.
Todo tiene un modo de interacción específico.
Cuanto mayor sea el contacto con mi yo más profundo … más sabemos gestionar la materia.

Hay una parte del plan que nunca vamos a saber.
Desde lo psicológico, se quiere saber todo… el porqué de todo …
Puedo tener la intuición, el sentimiento, la experiencia para saber en un momento dado el qué voy a escoger.
El camino de vida, es del nivel del trinitario y no es fijo.
Tenemos la idea que debe ser fijo, pero no lo es.
Hay una parte de nosotros que sabe …. y al mismo tiempo hay otra parte que no sabe.
Y creemos que siempre debemos escoger.

La duda, puede ser un espacio de vacío, en el que llegan distintas informaciones, otras experiencias y creaciones.

Y seguimos queriendo saber para controlar… y la sabiduría es saber que no lo sabemos todo.

La muerte es creer en una separación cualquiera.
No vivir …. es morir.

P.D: Entra en comentarios lo que tú te puedes proponer en tu día a día respecto a este tema.
Y para cualquier consulta, pongo a tu disposición el siguiente formulario de contacto.
Pulsa aquí.

Deja un comentario