Ley de Causa y Efecto

Cada acción genera una fuerza de energía que regresa a nosotros de igual manera…
Cosechamos lo que sembramos.
Y cuando optamos por acciones que producen alegría y éxito a los demás, el fruto de nuestro karma es también alegría y éxito.

La tercera Ley Universal es la ley del karma. La ley de Causa y Efecto.
El “karma” es a la vez la acción y la consecuencia de esa acción; es causa y efecto al mismo tiempo, porque toda acción genera una fuerza de energía que vuelve a nosotros de igual manera.

En esencia, esta ley nos dice que todos podemos escoger que opción tomar en cada momento de la vida.
En todo momento de nuestra existencia tenemos frente a nosotros un abanico de posibilidades, donde tenemos acceso a un número infinito de opciones.
Algunas de estas opciones se escogen conscientemente, mientras que otras se eligen inconscientemente.
Pero la mejor manera de comprender y utilizar al máximo esta la ley, es que seamos conscientes de las decisiones que tomamos en todo momento.

Si yo insulto a alguien, lo más seguro es que esa persona optara por ofenderse.
Si yo le hago un cumplido, lo más probable es que optará por sentirse complacida o halagada.
Seamos conscientes pues que siempre hay una opción a escoger.
Yo podría insultarla, y esa persona podría optar por no ofenderse.
Yo podría hacerle un cumplido, y ella podría optar por no permitir que mi elogio la afectara.
Lo que hemos de saber es que dentro de este grupo de posibilidades yo escojo y la otra persona escoge también y en el escoger la actitud con la que respondemos a cada estímulo, “provocamos” el funcionamiento de la Ley de Causa y Efecto.
Si nos detenemos un momento y observamos las opciones que escogemos en el instante mismo en que las escogemos, ese simple acto de convertirnos en espectadores nos permite extraer todo el proceso del inconsciente para traerlo al consciente.
Este procedimiento de elección y de observación consciente, da mucho poder.

¿ Cómo saber qué elegir en cada momento ?
Pregúntate;
¿ Qué haría el Amor (corazón) en mi lugar, ante esta decisión a tomar ?
¿ Mi decisión me aportará Felicidad a mí y a mí entorno ?
Si la contestación es afirmativa, solo hay una posibilidad de elección, nada más, pues esta opción será la más acertada.
Si la respuesta es negativa, seguro que la elección traerá sufrimiento. Mejor abstenerse.
¡ Es así de sencillo !!

El universo tiene un mecanismo muy interesante para ayudarnos a tomar decisiones correctas espontáneamente.
Este mecanismo se relaciona con las sensaciones del cuerpo, las cuales son de dos tipos: de bienestar o de malestar.
Cuando tomes una decisión, conecta con tu cuerpo ( casi siempre es el corazón el indicador que tenemos más conectado con lo universal).
La sensación física que sientas, te conectará con el bienestar o el malestar.

¿ Cómo poner en funcionamiento la Ley Universal de Causa y Efecto ?
1. Tomaré conscientemente mis decisiones, preguntándome si aportan Felicidad a mí y a mi entorno.
2. Escucharé las sensaciones de mi corazón (bienestar / malestar) para que sean una guía ante una decisión.
Si me siento a gusto con la decisión, seguiré adelante sin temor.
Si la decisión me produce malestar, me detendré a mirar las consecuencias de mi acción con mi visión interior.
Esta orientación me permitirá tomar decisiones correctas tanto para mí como para todos los que me rodean.

Esta ley, es muy sencilla y las repercusiones que pueden tener en tu vida son maravillosas.
Comenta, si quieres, tu experiencia para que puedan servirnos de guía a los demás.

¡ Estoy a tu lado !!

También te puede interesar :
Leyes Universales
Practica la Ley de DAR
Practica la Ley de la Potencialidad Pura

Un comentario sobre “Ley de Causa y Efecto”

Deja un comentario